Mercedes Paniker

Mercedes Paniker creó, en 1998,  la Fundación Ramuni Paniker Trust en recuerdo a su padre, nacido en Kerala, con el objetivo de asistir a estudiantes con talento y pocos medios económicos en zonas rurales, así como el conocimiento mutuo entre las dos culturas que formaron parte de su vida.

En el 2020, centenario del nacimiento de nuestra fundadora, la Generalitat de Catalunya celebra el Año Mercedes Paniker Alemany para agradecer y divulgar la trayectoria de esta mujer comprometida con su tiempo.

Mercedes Paniker Alemany (Barcelona, ​​27 de febrero de 1920 – Barcelona, ​​28 de enero de 2012) fue una empresaria y activista social catalana. Hija de Sri Ramuni Paniker Amah, empresario indio afincado en Cataluña, y de la catalana Carmen Alemany Sabadell, hermana del sacerdote y filósofo Raimon Panikkar y del filósofo Salvador Pániker, y madre de cuatro hijos.

Nuestra fundadora cursó sus estudios en un internado cerca de Bonn durante la Guerra Civil Española. En 1943 se licenció en ciencias químicas por la Universidad de Barcelona.

Además de la creación de la Fundación Ramuni Paniker Trust (1998), Mercedes Paniker fue una de las organizadoras del Primer Congreso Mujer y Economía y en 1992 FEMVISIO, entidad de ámbito europeo dedicada a la promoción de la mujer empresaria que participó en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer de Beijing de 1995.Igualmente fue consultora de la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC).

Fue una de las mujeres pioneras en Catalunya, como empresaria y defensora de los derechos de las mujeres. Luchó siempre para defender la importancia de la independencia económica de las mujeres y apoyar las iniciativas que se emprendieron en Catalunya en favor de la pequeña y mediana empresa. Estaba convencida de que las mujeres tenían que liderar las organizaciones empresariales y de todo tipo y en sus intervenciones públicas clamaba a favor de que las mujeres se apropiaran de un espacio que les había sido negado.

Como miembro de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), hacia el final de su vida profesional, realizó misiones de asesoramiento industrial en África, Asia y América. Su trabajo ha sido reconocido a nivel europeo por el Lobby Europeo de Mujeres, pero también, por instituciones mundiales como las Naciones Unidas.