Kerala: marco cultural

Las lenguas dravídicas

Kerala forma –junto a los estados vecinos de Tamil Nadu, Karnataka, Andhra Pradesh y Telangana– el mundo dravídico; el espacio cultural de las lenguas de la familia dravídica.

Salvo una pequeña bolsa dravídica aislada en Pakistán y mínimos reductos en la India central, la veintena de lenguas dravídicas del mundo se hablan en el sur de la India.

Las principales son el telegu (81 millones), el tamil (70 millones), el kannada (44 millones) y el malayalam (33 millones).

El malayalam es la lengua propia de Kerala, ya que con la creación del estado, en 1956, se buscó cierta homogeneidad lingüística. Además, existen en el estado minorías de habla tamil (y zonas bilingües, como el “paso de Palakkad”, que une a Tamil Nadu y Kerala). Estas dos lenguas están muy próximas entre sí (como el catalán y el castellano, por ejemplo) y proceden de un común sustrato que se bifurcó hacia el siglo XIII.

Una estudiante malayali.
Una estudiante malayali.
Kerala acoge a las más importantes clínicas y balnearios de ayurveda. Los masajes con aceites esenciales forman parte integral de los tratamientos.
Kerala acoge a las más importantes clínicas y balnearios de ayurveda. Los masajes con aceites esenciales forman parte integral de los tratamientos.

Artes y saberes de la antigüedad

Kerala se distingue culturalmente de otras áreas de la India por haber logrado custodiar algunas artes y saberes de gran antigüedad. Es en Kerala donde se preservaron el grueso de conocimientos de la medicina tradicional india (ayurveda) y de la farmacopea asociada. Por distintos motivos, en el contexto colonial, la India fue “olvidando” algunos de sus saberes tradicionales. En Kerala, por contra, la medicina ayurvédica se mantuvo; y hoy constituye una de las industrias más florecientes del estado y recibe cientos de miles de turistas de todo el mundo que acuden a sus clínicas, balnearios y centros.

Kerala también es reconocida por haber mantenido una tradición propia de artes marciales (muy ligada a la medicina tradicional): el kalaripayattu. Se trata de una de las artes marciales más antiguas del mundo (practicada por hombre y mujeres en unos gimnasios llamados kalaris). La ocupación tradicional de los Panicker o Panikkar fue precisamente la de maestros de estas artes guerreras.

Maestros de kalaripayattu realizan una demostración.
Maestros de kalaripayattu realizan una demostración.

Música, teatro y arquitectura

Es también en el sur de India donde se han mantenido las tradiciones de música carnática (género de música clásica tan apreciado como la indostaní del norte de la India).

El teatro y danza kathakali también es muy querido. Se inspira siempre en temas de las epopeyas clásicas. Todos estos artes escénicos y musicales pueden aprenderse en una de las escuelas universitarias más emblemáticas de la India: Kalamandalam, cerca de Thrissur.

Asimismo fascinante es la arquitectura dravídica, que puede apreciarse en templos hindúes como los de la capital, Thirvunanthapuram. En la conurbación Ernakulam/Kochi, verdadera dinamo cultural del país, se puede asistir a la prestigiosa bienal de arte contemporáneo.

Actuación de danza y teatro kathakali. El preparado de las máscaras es tan elaborado como el lenguaje gestual.
Actuación de danza y teatro kathakali. El preparado de las máscaras es tan elaborado como el lenguaje gestual.